La escalera es un equipo con una o más secciones (tramos) y dos o más peldaños en la que una persona puede subir y bajar. Independientemente de los materiales utilizados, hay tres tipos principales de escaleras portátiles: escaleras con 1 o 2 tramos, escaleras de tijera y escaleras extensibles. La indicación ergonómica de una escalera se refiere al respecto de los límites psicofísicos humanos en términos de fijación automática cuando se alcanza la posición de uso, peso ligero (menos de 20 kg), peldaños que no se solapan y libres de los montantes, anchura de los peldaños mayor de 70 mm.

Las escaleras con 1 o 2 tramos son escaleras que pueden tener uno o más secchiones pero no son auto-estables ya que necesitan una superficie vertical para apoyarse y no se pueden utilizar en el centro de una habitación.

Las escaleras de tijera son escaleras que tienen dos o más tramos, son auto-estables y pueden permitir el ascenso desde uno o ambos los lados. El sistema de abertura/cierre de las escaleras plegables funciona por medio de una bisagra que conecta los dos tramos. Hay diferentes tipos de escaleras de tijera: 1 tronco de levantamiento con o sin plataforma y líneas de vida y 2 troncos de ascenso con o sin plataforma y líneas de vida.

Las escaleras extensibles son de dos tipos: multi-posición y telescópico. La distinción depende del sistema que permite la extension de la escalera mediante la activación de las diferentes secciones que la componen. En ambos casos pueden ser utilizadas en diferentes maneras: a tijera, colocadas contra una superficie vertical o incluso cojos en las escaleras. En el primer caso el funcionamiento de la bisagra es manual o con deslizamiento automático, mientras que en el segundo las secciones se deslizan una dentro de la otra como en una caña de pesca. Las escaleras extensibles tienen la ventaja de ser compactas cuando están cerradas y muy altas cuando están abiertas. Por supuesto su peso aumenta proporcionalmente en base a la longitud de las secciones, al número de los tramos y al material con el que se realizan. Por estas mismas razones este es el tipo de escalera que presenta más problemas para ser transportada en diferentes puestos de trabajo.

Las escaleras italianas para bomberos son un tipo de escalera especial que hoy en día es utilizada sólo por el cuerpo de bomberos en Italia y en Suiza. Se trata de una escalera hecha de madera de abeto de primera calidad, formada por cuatro tramos que se ensamblan entre si mismos hasta que alcanzan una longitud de 10 metros y un peso de 55 kg. La primera sección es provista de pie antideslizante, la segunda y la tercera son iguales y la cuarta sección se llama "cimita" porque es un poco más corta. Más allá de las normas de este esquema pueden unirse otras piezas continuando a insertar secciones tales como 2 y 3. Para su montaje vertical (para alcanzar los pisos de un edificio) se requieren cuatro operadores, mientras que en el suelo puede ser realizada por un solo operador. En efecto no es una escalera ergonómica, pero se puede utilizar tanto en el exterior cuanto en el interior de un edificio. Las escaleras con ganchos para bomberos son incluidas en los equipos utilizados durante las operaciones de rescate del cuerpo de bomberos para dar la subida al exterior de los edificios. Este tipo de escaleras usa la sucesión de los asideros (puertas, ventanas y balcones) a los que se acopla a través de ganchos metálicos de 38 cm. También esta escalera está hecha de madera (ceniza), pero tiene un peso de sólo 13 kg y una longitud de 4.85 metros que permiten manejarla con facilidad, tambié cunado se tiene que alcanzar la altura de un piso o de un edificio.

El material de la escala tiene consecuencias importantes en términos de peso, aislamiento eléctrico e impacto ambiental en el proceso de producción y reciclaje. La madera es el material tradicional y en la actualidad su uso es bastante limitado, mientras que el aluminio y la fibra de vidrio son más modernos. En términos de peso especifico la madera es el material más pesado, seguido por la fibra de vidrio y el aluminio. Por esto las escaleras de aluminio son más ligeras y más fáciles de manejar, pero las de fibra de vidrio son más robustas. Otra diferencia sustancial es el nivel de conductividad eléctrica: la madera y la fibra de vidrio no conducen la electricidad mientras que el aluminio es un conductor eléctrico. Las escaleras de aluminio pueden ser tratadas con materiales de aislamiento para reducir la conductividad pero, aunque aisladas, no son utilizables para trabajar en alta tensión. Lo mismo para la conducción del calor que tiene su propia importancia en lo que es la exposición al calor que reduce la robustez de las escaleras de aluminio. En cuanto a la corrosión, el aluminio es más atacable por el agua salada y los productos químicos, mientras que la fibra de vidrio es más sensible a la exposición a los rayos ultravioletos. El material más respetuoso del medio ambiente es sin duda el aluminio, siendo 100% reciclable y reutilizable indefinidamente con un gasto reducido de energía en el proceso (sólo el 5% de lo que se gasta para producir el aluminio de la bauxita). Incluso la madera es completamente reciclable pero su primer uso requiere el corte de árboles que no son un recurso exhaustivo. El punto debil de la fibra de vidrio (junto con el peso) es el de no ser reciclable o, mejor, su reciclaje no es económicamente conveniente. Finalmente, el coste de una escalera de fibra de vidrio es más alto alrededor de 10% en comparación con una escalera equivalente de aluminio.